Barrios de Santiago carecen de hidrantes

Santiago. La mayoría de barriadas y residenciales levantados en este municipio carecen de hidrantes, mientras que en el casco urbano y el centro histórico una gran parte están fuera de servicio.

El crecimiento poblacional, con 700 mil personas en el municipio de cabecera de Santiago de los Caballeros, unido a que las construcciones nuevas no toman en cuentan esta previsión de instalación de “tomas de agua”, dificulta la labor del cuerpo de bomberos ante la cantidad de fuegos que se registran en esta ciudad.

En el 2014, un levantamiento hecho por el Cuerpo de Bomberos que para ese momento dirigió Ricardo Rosario, determinó que de 54 hidrantes que había en el casco urbano, apenas 26 funcionaban y los otros 28 no. Posteriormente, en otro censo hecho en abril del pasado año y cuyos datos fueron ofrecidos a este diario, refería que 42 tomas de agua con que cuenta el centro histórico, solo 24 se encuentran en perfectas condiciones.

Precariedad

El coronel Alexis Moscat, superintendente del Cuerpo de Bomberos, estima que actualmente cuentan con 55, pero sectores como Los Pepines, donde están ubicadas una gran parte de las viviendas con valor patrimonial, apenas uno sigue funcionando.
Moscat considera que se hace necesario colocar al menos 200 hidrantes que abarquen sectores como las Colinas, Tierra Alta, Ensanche Libertad y el Espaillat, Pekín, Bella Vista, La Joya y Pueblo Nuevo, entre otros.

A pesar de la cercanía del cuerpo de bomberos con Pueblo Nuevo, cuando se registran fuegos deben auxiliarlos y utilizar camiones cisternas, pues no hay tomas de agua. “En el caso de la calle Del Sol cuenta con una gran cantidad de hidrantes, aunque durante el proceso de intervención para la remodelación, muchos de estos quedaron tapados”, afirmó el coronel Moscat.

Dicen Coraasan debe hacer revisión

En el sector Ensanche Libertad contaban con una “toma de agua” cada dos esquinas, pero hoy día ni siquiera el que operaba frente al cuartel policial funciona, debido a que fueron dejadas al abandono. La instalación de hidrantes está en manos de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan), que debe hacer la revisión y corregir el problema.