JARAGUA PIERDE ENCANTO POR FALTA DE AGUA

Escrito por: Alfi Pérez
Villa Jaragua, Bahoruco.- El agua es un recurso natural, que por ser vital para la sobre vivencia, no solo de los seres humano, sino de casi todo ser vivo, ha sido considerado un derecho humano inalienable casi como el propio derecho a la vida con el que se nace.
Todos los Estados cuentan con este recurso, unos en menor o mayor cantidad, pero lo tienen.

Como sociedad organizada que es considerado un Estado, tienen facultad quienes son sus administradores de velar por todos los bienes que pertenezcan al mismo, esto incluye, no solo una justa distribución, si no también fiscalización, como garantía de que lo establecido por norma se está cumpliendo.

Cada Estado tiene su modelo de Gobierno y, todos, para cada una de las problemáticas esenciales que aquejan a su sociedad han creado instituciones con el fin de darle respuestas a sus ciudadanos.

Al igual que en otros países, República Dominicana cuenta un modelo de gobierno que se ampara en lo que ha sido denominado democracia representativa, algo que al parecer, no todos los individuos de esta nación parecen entender, puesto que ignoran que toda vez que se va a la urna y emites un voto por un alcalde, un legislador o presidente, estas poniendo en manos de ellos la administración de todos tu bienes y, por consiguiente tus derechos.

Como viene sucediendo desde hace un tiempo, el derecho a tener agua potable en el municipio de Jaragua, provincia Bahoruco, les ha sido violado a sus lugareños y, pese a que grupos sociales y activistas han denunciado la situación en la que se encuentran, no han recibido respuesta, ni de la institución que administra cuyo recurso, ni de las personas que fueron elegidas en aras de que ante conflictos como este nos representen.

El día 06 de julio de 2018 se realizó una reunión en el recinto cultural ” Xaragua Club” de la referida comunidad, donde fungió como moderador Martín Luzón, el párroco de la Iglesia Católica “San José Obrero”, el momento fue propicio para manifestar la problemática y el malestar que siente la empobrecida población al no poder recibir el preciado líquido.
A la misma, además de una gran cantidad de moradores, también hicieron acto de presencia autoridades municipales, quienes no solo escucharon las quejas, sino propuestas por parte de quienes llevaron a cabo cuyo evento.
En ese sentido una de las propuestas que llamo la atención es la posible solución del flagelo a través de una tubería de 11 pulgadas de ancho, que sería instalada en el rió “meregildo” el cual se encuentra situado en una loma al norte de la población y, cuyo costo para tal realización oscila en los ocho millones de pesos dominicanos.

Según quienes diseñaron esta propuesta, la misma ha sido presentada al Instituto Nacional de Agua Potable (INAPA), y sus representantes han dado como respuesta un no rotundo por considerar que el costo presentado no se corresponde con la verdad y, que está más bien, de llevarse a cabo, le saldría a nuestro Estado por encima de 45 millones de pesos .

¿De ser así como dice “INAPA” es mucho dinero, para un Estado como el dominicano? entonces, si es muy elevado el costo, por que la solución propuesta por autoridades locales es que la población sea quien a través de recolección de fondos tenga que proveerse la solución? para que entonces están las instituciones y en especial INAPA que es quien está siendo cuestionada en este momento por falta de solución ? Pienso que pedirle a los moradores que sean ellos quienes resuelvan este problema es una falta de respeto a ese derecho que tiene el ciudadano y, peor aún , una falla de esos congresistas y, ese ejecutivo a quien hemos cedido a través del voto la administración de nuestra empresa, cuyo fin debe ser cuidarnos de cosas como estas , usando como herramienta la ley de fiscalización y, en caso de que estos funcionarios que ellos delegan en instituciones no cumplan, hacer público el por qué y, si dentro del hallazgo, la razón por la cual no pudo cumplir con su función corresponde a mal uso del presupuesto administrado, recurrir a sanciones que sean severas, que sirvan de referente para quienes los sucederán en el cargo.

Me atrevo a pensar que estos llamados representantes municipales, congresuales más bien actúan en contubernio y se protegen entre sí.