Productores de cacao orgánico reclaman US$633 mil a empresa Suiza

LOMA VERDE, SAN CRISTÓBAL.– Alrededor de 1,600 productores de cacao orgánico reclaman US$633,000 a una empresa con sede en Suiza, correspondientes a una prima de US$200 adicionales por tonelada, para quienes logran la certificación internacional en prácticas y principios de Comercio Justo.

Los afiliados a la Fundación Dominicana de Productores Orgánicos (FUNDOPO), llevaban 18 años recibiendo ese pago, vendiendo su cacao a Pronatec AG, empresa suiza con sede en la ciudad de Winterthur, a través de Yacao SRL, su representante local.

Según cuenta Elena De Jesús, presidenta de FUNDOPO, los productores entregaron 4,300 toneladas de cacao orgánico de la cosecha 2018, de las cuales 1,300 sobrepasaron las 3,000 toneladas cuya compra se garantizó mediante contrato. Refiere que Pronatec solo pagó la prima correspondiente a 1,135 toneladas, quedando pendiente el pago de RD$32.3 millones al cambio actual.

“La respuesta de Yacao a nuestro reclamo fue crear y financiar una directiva fantasma para FUNDOPO que respondiera a sus intereses, mediante la celebración de una asamblea irregular. Ese cacao fue recibido en su totalidad por Pronatec en Suiza y por tanto debe pagarse la prima correspondiente a la totalidad”, dijo De Jesús recordando que por primera vez sucede algo así en 18 años de negocios ininterrumpidos.

Nicolás Gomera, asesor técnico de FUNDOPO, dice que la situación se agrava con el “secuestro” de su portal de internet por parte de Pronatec y Yacao, impidiéndoles gestionar la comercialización de su cacao. También dijo no entender porque Fairtrade Labelling Organization (FLO), después de haber efectuado dos auditorías “sorpresas” se deja chantajear por Pronatec y una directiva fantasma de FUNDOPO, creada mediante una asamblea irregular convocada bajo auspicios de Yacao.

Fruto de este conflicto, FUNDOPO perdió la certificación en prácticas de Comercio Justo ante FLO, organismo que verifica el cumplimiento de normas y que –entre otros puntos- requiere de la relación armoniosa entre los actores del sistema, para otorgar los fondos que deben ser destinados a mejorar las condiciones de vida y cultivos en las comunidades agrícolas.

“Ese dinero lo utilizábamos para la construcción de centros comunales y de acopio, renovación de plantaciones, compra de equipos de labranza, programas educativos, mejora de caminos, acueductos y muchos otros proyectos. Ahora todo está paralizado”, dice Gomera mostrando el listado de obras realizadas en los centros de producción de cacao orgánico afiliados a FUNDOPO en los municipios Yamasá, Villa Altagracia, Gaspar Hernández, Salcedo y El Seibo.

Ni el gerente general de Pronatec, David Yersin;  ni Reinhard Michael Bader, director financiero de Yacao, han respondido a solicitudes de entrevistas, evadiendo a quienes reclaman el pago de los RD$32.3 millones. María Piña, miembro de la comisión de disciplina de FUNDOPO indica que por falta de esta prima se han suspendido programas sociales y se han perdido empleos en todas las zonas de producción.

En el distrito municipal de Medina, Villa Altagracia, abundan las manifestaciones en contra de Yacao y Pronatec, debido al impacto económico negativo que ha tenido la falta del pago reclamado.