Presidente de ADARS favorece una alianza pública -privada en Seguridad Social

SANTO DOMINGO. El presidente del Consejo de Directores de la Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud (ADARS) favoreció este viernes una alianza pública-privada para alcanzar nuevas metas en el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS).

Andrés Mejía dijo que el nivel de satisfacción de los afiliados a la Seguridad Social se situó en la última década entre 86% y 91% y que la organización que dirige tiene el propósito de incrementar la eficiencia, crear redes integradas de servicios de salud, mejorar la gestión de medicamentos y adoptar guías médicas y protocolos.

Planteó que los sistemas sanitarios se enfoquen en el bienestar del paciente y en los resultados, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y diferentes organismos multilaterales.

Mejía habló del tema al dar la bienvenida a los asistentes al XVII Congreso Latinoamericano de Salud que, con la participación de reconocidos expertos internacionales, se celebra aquí con los auspicios de ADARS y de la Asociación Latinoamericana de los Sistemas Privados de Salud (ALAMI).

En la actividad el Gerente General del Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS), Rafael Pérez Modesto, resaltó que el gran logro de ese sistema es la sostenibilidad financiera, garantizada por la transparencia y uso claro de los recursos.

Para el alto funcionario del CNSS, el eficiente manejo económico del SDSS ha permitido que el país haya pasado del penúltimo a los primeros lugares de cobertura en Latinoamérica. “Mientras en 2018 apenas el 22 por ciento de las personas a nivel mundial tiene acceso a un seguro de salud, el 76 por ciento de la población dominicana y extranjeros residentes legales tienen cobertura del SDSS”, proclamó.

Pérez Modesto informó que 4.2 millones de personas están afiliadas al Régimen Contributivo, de las que 1.9 millones son trabajadores asalariados y sus familiares. Importantizó como avance que el 64.4 por ciento de las familias conoce o tiene un miembro afiliado al seguro de salud y que el 85.3 por ciento de estos beneficiarios está en la región Enriquillo, una de las más vulnerables del país, donde el 79 por ciento de los hogares no tenía esta prestación antes del SDSS.

En cuanto a los retos, citó a la Atención Primaria y Primer Nivel de Atención, las pensiones del Régimen Subsidiado, la revisión en aspectos claves de la Ley 87-01 que crea el SDSS, la aplicación del Decreto 229-18, que establece la simplificación de trámites para agilizar procesos y reducir costos para el ciudadano y el Estado, y mejorar prestaciones y beneficios del Plan Básico de Salud, las pensiones y los subsidios.

También consideró retos el reforzamiento de la capacidad de combatir y sancionar la evasión y elusión en el sistema, fortalecer la regulación y supervisión hasta eliminar co-pagos ilegales, fortalecer la calidad en los servicios de salud y capacidad de facturación en hospitales públicos e incrementar el financiamiento del Régimen Subsidiado.

Igualmente, refirió como desafío el definir la viabilidad de la implementación del Régimen Contributivo Subsidiado, incrementar la asimilación de la cultura de Seguridad Social, ampliar operaciones en todo el territorio nacional de instituciones públicas y privadas, y reducir hasta eliminar barreras de entrada, como la falta de documentación o actualización de regulaciones.