Familiares de piñeros muertos por agentes DNCD exigen se resuelva el caso

La Federación de Asociaciones de Comerciantes del Mercado Nuevo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y los familiares de los dos piñeros muertos a tiros en Capotillo en octubre del pasado año, exigieron este jueves que sean juzgados los culpables del  hecho.

Apostados frente a la Procuraduría General de la República  (PGR) solicitaron que se dé respuesta y se agilicen las investigaciones en torno a  la muerte a manos de agentes de la Dirección Nacional de Drogas  (DNCD) de los comerciantes Porfirio Sánchez Estévez, de 45 años, y Hansel Arias Cornielle, de 26.

Manuel María Mercedes, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, indicó que a tres meses de los asesinatos no se ha sometido a ningún oficial de la DNCD, por lo que pidió que la PGR se haga cargo directamente del caso.

Asimismo, Daniela Sánchez, hermana de Sánchez Estévez, afirmó que desconfían   de la autopsia del cuerpo de su pariente  realizado por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses ( INACIF) ya que, según dijo, el informe explica que se encontraron fragmentos del proyectil en la cabeza, pero el certificado de defunción establece que el proyectil tuvo entrada y salida.

Consideró que la procuradora fiscal titular del Distrito Nacional, Rosalba Ramos, no ha tenido la voluntad de solucionar el caso.

“No le vemos interés a la fiscal, le hemos dado tiempo como nos pidió y ya es tiempo suficiente, necesitamos justicia, expresó.

A mediados de este mes, la magistrada Ramos informó que de 80 se redujo a 15 los miembros de la DNCD que estaban en proceso de investigación.

El hecho ocurrió cuando presuntamente los oficiales de la institución realizaban un operativo y se produjo una balacera en el sector Capotillo, del Distrito Nacional, en las inmediaciones del mercado de la Duarte, donde también resultaron heridos Juan De León de Jesús Reyes, de 63 años, Mariano Sánchez, de 57, y Neifi de Jesús Sena Pérez, de 18.