El 9-1-1 ya ha llegado a 12 provincias del país y a otras demarcaciones

Las provincias de la Línea Noroeste y del Sur esperan por la llegada del sistema de atención a emergencias

El Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 ya se encuentra en 12 provincias del país y el Distrito Nacional y se espera que antes de finalizar el año el servicio llegue a Samaná, localidad con la cual se logrará la cobertura del 74% de la población, tal como lo planificó para este 2018 el Gobierno.

Quedan en carpeta las provincias de la Línea Noroeste: Montecristi, Dajabón, Santiago Rodríguez y Valverde. También las del Sur: San José de Ocoa, Azua, San Juan, Barahona, Bahoruco, Elías Piña, Independencia y Pedernales.

En el Norte esperan las provincias Sánchez Ramírez, María Trinidad Sánchez, Duarte y Hermanas Mirabal, mientras que en el Este, están en proyecto Hato Mayor y El Seibo.

De acuerdo a los planes del Gobierno en 2019 se pretende expandir el 9-1-1 a Azua, Barahona, Duarte, Sánchez Ramírez, María Trinidad Sánchez, Hermanas Mirabal y El Seibo. Y ya para el 2020, se completará la carpeta de entregas con las que dejarían a un 92% de la población cubierta.
¿Dónde está ahora?

El sistema 9-1-1 fue inaugurado en mayo de 2014. Llegó al Gran Santo Domingo en esa misma fecha cuando se estableció la sede de la institución en el Distrito Nacional.

En el 2016, llega a San Cristóbal. En el 2017, se expande a Santiago, Puerto Plata, La Vega, Espaillat y Villa Altagracia.

En este 2018, el Gobierno expandió el servicio a Peravia, San Pedro de Macorís, Monseñor Nouel, otras localidades de San Cristóbal, La Romana, Bayahíbe, La Altagracia y Monte Plata. Con estas, también hay otras demarcaciones que se benefician del servicio.

Las otras demarcaciones

En el Gran Santo Domingo, además del Distrito Nacional, el 9-1-1 está en Santo Domingo Oeste, Los Alcarrizos, Pedro Brand, Santo Domingo Norte, Santo Domingo Este, Boca Chica y San Antonio De Guerra.

La zona norte posee cobertura en los municipios de Cayetano Germosén, San Víctor, Moca, Maimón, Piedra Blanca, Altamira, Luperón, Imbert, Sosua, Villa Montellano, Samaná, Sánchez, Las Terrenas, Licey Al Medio, Puñal, Villa Bisonó, Villa González y Tamboril.

En la zona sur, el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 posee cobertura en los municipios de Baní, Matanzas, Nizao, Sabana Grande De Palenque, Yaguate, Bajos De Haina y San Gregorio De Nigua.

En la zona este, en los municipios de San Rafael Del Yuma (distrito municipal de Bayahíbe), Higüey, Guaymate, Villa Hermosa, Guayacanes, Ramón Santana y Consuelo.

Atenciones y evolución

A lo largo de cuatro años, el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1 ha atendido más de 1 millón 500 mil emergencias y goza de un índice de satisfacción de los usuarios que supera el 90%.

Desde su llegada, la cultura de los dominicanos ha cambiado, ya que con una llamada son atendidas las emergencias.

La primera llamada recibida luego de haber puesto en marcha el proyecto, fue el 31 de mayo del 2014 a las 12:00 de la medianoche y desde entonces, las recepciones no han parado.

Las operaciones del sistema están a cargo de un equipo especializado que trabaja 24 horas, los siete días de la semana.
Desde el inicio, se atienden llamadas en español, inglés y creole y el acceso es gratuito para todos los usuarios, ya sea que las llamadas se generen a través de líneas fijas o móviles.

El 9-1-1 nació por la necesidad de mejorar la protección y seguridad de la población ante todo tipo de emergencias, pese a que el sistema no estaba ofertado dentro del programa de Gobierno del año 2012.

Para poner en marcha este gran proyecto, se buscó asesoría de los Estados Unidos, del Gobierno de Taiwán, con quien este país tenía en ese momento relaciones comerciales y diplomáticas, pero, especialmente, de las autoridades del Condado de Orange.

La plataforma tecnológica con la que funciona el registro de las llamadas, el sistema para el despacho de las unidades, así como el “video wall” para el servicio de video vigilancia, y otros equipamientos de alto costo, fue donada por el Gobierno de Estados Unidos. Las donaciones también llegaron de parte de Taiwán y se recibieron otras asesorías de especialistas de Corea, México y Ecuador.

El 9-1-1 es coordinado por el Ministerio de la Presidencia, encabezado por el titular de la institución, Gustavo Montalvo y tiene un director ejecutivo, que es el general de brigada del Ejército, Vicente Mota Medina.

En las labores de este sistema participan varias instituciones que fueron centralizadas para que dichas agencias trabajaran de forma coordinada. Estas son el Ministerio de Interior y Policía, la Procuraduría General de la República, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, la Policía Nacional, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), la Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Comunicación (OPTIC), la Liga Municipal Dominicana y la Oficina Nacional de la Defensa Civil.

Sistema tiene personal estrictamente entrenado

Todo el personal que integra el sistema ha sido entrenado para el uso de los equipos, manejo de situaciones difíciles y atención a usuarios. En la sala de despacho hay un representante de las principales instituciones de respuesta que son: Policía Nacional, Ministerio de Salud, Cuerpo de Bomberos, Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett), Ministerio de Obras Publicas y Procuraduría General de la República, quienes se encargan de asignar y dar seguimiento a las unidades para dar respuesta a las emergencias de la población 24 horas al día, durante todo el año. Complementan el apoyo en la operación del 9-1 -1 las áreas de tecnología, planificación y calidad, sala situacional y recursos humanos. Un personal de operadores y supervisores distribuidos en tres turnos de ocho horas conforman el Centro de Recepción de llamadas del sistema.