Cuando educar a los niños se convierte en una contribución para el turismo, el arte y la cultura de la Ciudad Colonial

“Este año participaron 125 niños, los cuales al final tras una formación en diversas áreas deben presentar una obra. Con esto buscamos fomentar el emprededurismo y las artes en una generación. Queremos que esos niños se conviertan en los próximos actores de negocio de la Ciudad Colonial; hay muchos de los que recibieron la formación anteriormente, que ya comenzaron sus proyectos y han abierto talleres de orfebrería y pintura”, resaltó el comunitario.

Los participantes se forman en diversas áreas, entre ellas: artes plásticas, bisutería y pintura, que son importados por siete profesores en estas y otras disciplinas.

“Los niños son la parte crucial para el fomento del arte, ya que ellos serán los próximos actores del futuro de los negocios de la zona, que les pueda servir como medio de subsistencia para los que aprendan diversos oficios, ayudando a mejorar el entorno, y su condición de vida, además de brindarles la oportunidad de que puedan incorporarse en la actividad turística de la Zona Colonial”, detallaron representantes de Fundarte.

“En este espacio los niños aprenden algo diferente a lo que le enseñan en su escuela habitual”, aseguró Carmen Rodríguez, maestra que colabora con Fundarte desde hace 16 años.

Eda Gullón, directora de la Dirección General de Patrimonio Monumental, dijo que “Nos parece que de esta forma es la mejor manera de que nuestros niños quieran nuestros patrimonios, sus monumentos y el ámbito de la Ciudad Colonial”.

“Queremos impulsar que los niños conozcan y quieran estos espacios, que los hagan de ellos y los utilicen que son de ellos y de todos nosotros. Si desde pequeños conocen su importancia vamos a tener la garantía de que podrán protegerlos”, aseveró la funcionaria.

Fotografía: Toma aérea del evento, tomada por Pedro Bazil

Carmen Durán, encargada de educación y difusión del patrimonio de La Dirección General de Patrimonio Monumental aseguró que la mejor forma de aportar al desarrollo del país es a través de la formación, por esta razón formaron a los infantes en pintura, quienes pintaban los principales monumentos de la zona colonial, y mediante los talleres se les motivó a cuidar, proteger y conservar todo lo que tiene que ver con nuestros patrimonios.

En el acto de clausura del campamento participaron animadores del Ministerio de Cultura, quienes con sus personajes de los tíos Rico y Chévere alegraron a los niños y sus familiares.

A través de los cuentos con valores tratan de incentivar valores como la solidaridad, el patriotismo, la limpieza y el interés de la lectura.

Hablan los niños

Alana Victoria Matos, de 11 años, participó en el curso de bisutería y dijo que en el taller pudo desarrollarse en algo que le gusta, y a la vez compartir con otras niñas a las que al igual que ella les gusta diseñar.

“Siempre me gustó inventar con cosas en la casa y desde que escuché de este campamento me interesó. He aprendido a hacer aretes, cintillos, trenzado y muchas cosas más”, Greisy Vidal Melo de 13 años, participó en el curso de bisutería.

Laura Abreu de 13 años también de bisutería dijo que un futuro le gustaría dedicarse a diseñar y hacer manualidades.

“Me gusta que los profesores son muy amables y he podido desarrollar mi interés por la bisutería”, aseveró Lía María Matos, de 9 años, bisutería.

“He aprendido muchas cosas y definitivamente me gustaría dedicarme a esto de la bisutería cuando sea grande”, dijo la niña Génesis Miguelina de 9 años, también de bisutería

Durante el evento de clausura se mostraron los trabajos de los niños.