EE.UU: Casa Blanca reconoce Rusia quiere interferir en elecciones

Funcionarios de seguridad nacional reconocieron el jueves que Rusia busca interferir en las próximas elecciones en 2018 y 2020 con el propósito de “debilitar y dividir” a los estadounidenses.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, el director de Inteligencia, Dan Coats, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen y el director del FBI, Chris Wray, presentaron un plan para contrarrestar esta influencia con miras a proteger la transparencia de las elecciones de medio término el próximo noviembre.

“Nuestra democracia está en la mira”, indicó Nielsen.

Por su parte, el director del FBI, Christopher Wray, hizo una clara distinción entre las actividades que amenazasn la seguridad e integridad del sistema electoral de EE.UU. y las operaciones de influencia extranjera diseñadas para manipular e influenciar la opinión de los votantes. “Con nuestros aliados, estamos tratando de contrarrestar ambas amenazas”.

John Bolton señaló que el presidente Donald Trump ha dirigido un “gran esfuerzo a nivel gubernamental” para proteger las elecciones estadounidenses después de los intentos de Rusia de interferir en 2016.

En una carta dirigida a los senadores demócratas, Bolton indicó que “el presidente Trump no ha tolerado y no tolerará la interferencia en el sistema de gobierno representativo de Estados Unidos”.

Los funcionarios de seguridad indicaron que Rusia no sería el único país interesado en influenciar las elecciones y que estarían haciendo uso de la tecnología y las redes sociales para lograrlo.

“Continuamos viendo una campaña generalizada de mensajería de Rusia para tratar de debilitar y dividir a Estados Unidos”, dijo el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats.

Sus comentarios en la Casa Blanca se produjeron semanas después de que Trump socavó públicamente las conclusiones de las agencias de inteligencia estadounidenses con respecto a la interferencia rusa.

Después de enfrentar una protesta bipartidista, Trump aceptó posteriormente las conclusiones de que sí hubo interferencia rusa en las elecciones en 2016.

Nielsen, Wray y el general Paul Nakasone, también presente en la Casa Blanca el jueves, se habían reunido a principios de esta semana en la ciudad de Nueva York con líderes de las principales compañías financieras, energéticas y de telecomunicaciones para una cumbre sobre ciberseguridad, donde hablaron de la necesidad urgente de un enfoque colectivo y colaborativo para la seguridad.

En el evento, Nielsen dijo que la amenaza cibernética ahora excede el peligro de un ataque físico contra EE.UU. por parte de un grupo extranjero hostil.

Wray señaló a los periodistas que, en comparación con 2016, para el año 2018, “Todavía no vemos el mismo tipo de esfuerzos para apuntar específicamente a la infraestructura electoral”, pero que continúan otros esfuerzos para influir en la opinión pública.