Judicial._ Uno de los  abogados de Kelvin Francisco Núñez Morel, conocido en el medio artístico como Kanqui, dijo este martes que su defendido se considera inocente de las acusaciones que pesan en su contra de presunta agresión sexual a menores de edad y que detrás de todo eso hay una mala intención.

Mito Núñez agregó que una muestra de ello es que Núñez Morel estaba de viajes en Estados Unidos y que cuando el juez de la Oficina de Atención Permanente de Santiago, Jesús María Díaz Ramírez, emitió la orden de arresto en su contra, retornó al país por motus propio y se puso a disposición del Ministerio Público.

“A él no se le hizo interrogatorio,  no se le cotejó con las declaraciones de las víctimas que ya son mayores de edad, personas que eran antes empleados de él, parece que hay una aversión o algo que provocó toda esta trama”, expresó Núñez a elCaribe vía telefónica.

Aseguró que las personas que están acusando a Núñez Morel no tienen la forma de comprobar sus alegatos, y aseguró que esas acusaciones con el tiempo se van a diluir porque no tienen la forma de concatenarlas con pruebas materiales.

Sin embargo, manifestó que por lo pronto lo importantes es que verificar si el imputado, Kanqui,  posee arraigos en el país y que no presente peligro de fuga.

“Él tiene el  mayor de los presupuestos, que es una persona que con notada reputación, tanto nacional como internacionalmente, no puede pasearse por las calles sin que nadie lo señale como Kanqui, es una persona que no presenta peligro de fuga”, apuntó el abogado.

No hay querella formal

El abogado de Kanqui aseguró además que no existen querellas formales en contra de su defendido e insistió que todo eso se debe a “una patraña” hecha con malas intenciones para destruir la imagen del payaso.

Núñez dijo que al mediodía de este martes el Ministerio Público aún no había presentado la solicitud de la medida de coerción.

“Él dice que Kaqui está vivo, pero en realidad ya ese personaje está muerto por el hecho del daño irreparable de esas acusaciones mal sanas y carentes de toda base legal, por un simple alegato de una persona que dijo que hace nueve año le tocaron un muslo, alguien me quiso quitar una camisa, sin hacer ningún tipo de investigación social”, expresó.

Lamentó que por “un comentario” emitido por las redes sociales, se destruya una familia.

A su juicio con situación como esa se evidencia que se está perdiendo el estado de derecho.

“Si él es responsable de un hecho y están las pruebas, Kelvin Núñez tiene que pagar por ello, pero si no existen las pruebas, no pueden encausar a una persona por un simple comentario, porque en este país lo que se vive es del chisme de patio, chisme de barrio”, aseveró.